El Papa Francisco y Don Bosco

La fiesta del Bicentenario del nacimiento de Don Bosco ha tenido uno de los momentos más esperados y emocionantes el fin de semana del 20 y 21 de Junio: la visita del Papa Francisco a Turín, ciudad de Italia, cuna de la Congregación Salesiana.

La veneración de la Sábana Santa y el homenaje a Don Bosco fueron las dos principales actividades realizadas por el Santo Padre, eventos que formaban parte de un nutrido programa de actividades que incluyó encuentros con la Familia Salesiana y con representantes de todas las realidades sociales de la ciudad.

Sin lugar a dudas, el momento más esperado fue el encuentro sostenido con Salesianos e Hijas de María Auxiliadora en la Basílica María Auxiliadora durante la tarde del domingo, unas mil 200 personas encabezadas por Madre General, Yvonne Reungoat, y por el Rector Mayor, P. Ángel Fernández.

En un gesto leído como de cercanía y gratitud, el Santo Padre dejó de lado el discurso que había preparado, para compartir un mensaje espontáneo. “Querida Familia Salesiana, he pensado tanto qué deciros y os he escrito lo que os quería decir, pero es demasiado formal, así que se lo entrego al Rector Mayor para que os lo haga llegar” (Leer el mensaje).

 

En sus palabras, el Sucesor de Pedro se explayó acerca de su experiencia personal con los Salesianos y con la Familia Salesiana, la creatividad y el sentido práctico de Don Bosco y sus hijos espirituales, la figura de María Auxiliadora, el amor a la Eucaristía y a la Iglesia; la alegría salesiana, la bondad, la educación a la belleza, el papel de la mujer, la experiencia misionera (Revisa más de este encuentro Aquí).

A la salida de la Basílica el Papa saludó a los jóvenes animadores de los oratorios salesianos y diocesanos, a los representantes del Forum Oratori Italiani y a muchísimos voluntarios, empleados, miembros de la Familia Salesiana y amigos de Don Bosco.

Fuente: InfoANS - OFISA